lunes, 24 de noviembre de 2014

Un Vaca Narvaja asume como juez y afirma que los crucifijos son discriminatorios

Ramón Ábalo

Su filiación cívica lo identifica a un apellido de prosapia libertaria, la de los años de plomo del 60. Es hijo y nieto de los Vaca Narvaja, de Córdoba, y su nombre es el mismo que usaron su padre y abuelo, Miguel Hugo, hijo y nieto de asesinados por el terrorismo de Estado. Este Miguel Hugo Vaca Narvaja fue designado juez federal y asumió el día 20 último. Su abuelo, que fue ministro de Frondizi, fue secuestrado y muerto por los genocidas del 76. Su padre, también abogado, fue preso y murió acribillado por una patota genocida.

"Hay que cambiar el sistema (judicial) desde adentro en Córdoba y en todo el país... si uno analiza la represión en la provincia verá que fue muy particular... Luciano Benjamín Menéndez, que fue uno de los represores más sanguinarios y actuó en tándem con el cardenal Raúl Primatesta y con dirigentes radicales que colaboraron... Esa tríada ocupó el Poder Judicial de manera absoluta", fue lo primero que dijo al asumir.

La abogada que más peleó en Córdoba por los juicios, por los juicios de la verdad, y luego otra vez por los juicios, fue María Elba Martínez, del SERPAJ. Vaca Narvaja se formó con ella. Murió el año pasado. Estuvo en Mendoza en varias oportunidades. En el juramento de Vaca Narvaja lo acompañaron Sonia Torres, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Emilia D'Andrea, presidenta de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Luis Baronetto, ex preso de la dictadura.

Su padre defendió presos políticos, estuvo preso y el 12 de agosto de1976, una patota lo sacó de la cárcel, junto a otros presos, y los acribilló a mansalva. Antes había sido secuestrado el abuelo y asesinado y su cabeza fue encontrada separada del cuerpo. Su hermano Fernando, fue uno de los jefes montoneros junto con Firmenich y Perdía. En 1975 era el apoderado del Partido Auténtico, formado por los montoneros cuando entraron en la clandestinidad.

El día 20, que juró como juez federal, lo hizo por la Patria y su honor y señaló que no era religioso y que la iglesia fue una colaboradora significativa de la dictadura y pidió antes de la ceremonia que se retirara el crucifijo, y así se hizo: "...creo que los crucifijos son una discriminación hacia los que no tienen religión... yo personalmente no la tengo". Y también lo retiró de lo que ya es su despacho como juez. (Fuente Diario Página 12 del domingo 23 del cte.)

La Quinta Pata

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada