domingo, 8 de marzo de 2015

La mujer como tierra y surco en partos de futuro

Ramón Ábalo

Siempre fue así, desde aquella mínima porción cósmica de vida cuando el bing bang conformó el universo. Mujer-tierra, mujer-surco de la vida. Y era la tierra, el agua, la luz, esa cintura cósmica del Sur, nosotros. Y entonces el paraíso perdido no fue de la tierra si no del cielo, ni la mujer fue el pecado original, ni la costilla del hombre fue la mujer, la vida. Y un Dios confundido, creador del cielo y el infierno. Menos de la tierra, de la vida, porque "la mujer siempre fue la compañera del hombre, dotada con la misma capacidad mental. Si por fuerza se entiende poder moral, entonces la mujer es infinitamente superior al hombre. Si la no violencia es la ley de nuestro ser, el futuro está con las mujeres," como lo afirmó Mahatma Gandhi, el líder máximo de la doctrina de la "no violencia" como arma -valga la paradoja-, con la cual derrotó al imperio mayor del siglo pasado, Inglaterra. Y siempre la mujer peleó por su autonomía personal y social. En la antigua Grecia, Lisistrata empezó una huelga sexual para poner fin a la guerra. En la Revolución Francesa, las parisinas que pedían libertad, igualdad y fraternidad marcharon hacia Versalles, el palacio gubernamental, para exigir el sufragio universal.

Y desde el primer momento en que se lanzó la idea de instalar un día internacional de la mujer, se tuvo como referencia a las mujeres corrientes como artífices de la historia que hunde sus raíces en las luchas plurisecular de la mujer por participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre. Por ello, las testimoniales históricas determina que las luchas de las mujeres por su emancipación social, lo fue siempre, pero con momentos expresivos a partir de finales del siglo XIX, en el mundo industrializado, un período de expansión y turbulencia, crecimiento fulgurante de la población e ideologías radicales, como el socialismo y el comunismo, el marxismo-leninismo en la actualidad, especialmente en Latinoamérica y el Caribe.

- En 1909, declaración del Partido Socialista de EEUU, el primer día nacional de la mujer, exaltando a las trabajadoras.

- En 1910, la Internacional Socialista, en Compenhague, un Día de la Mujer, para reclamar por el sufragio universal.

- En 1911, se instala el Día de la Mujer por primera vez en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza, por el derecho al trabajo, formación profesional, voto y no discriminación laboral. Se designó al 19 de marzo de todos los años-

- En 1911, unos días después, el 25 de marzo, más de 140 jóvenes trabajadoras, la mayoría inmigrantes italianas y judías murieron en el trágico incendio provocado por la patronal de la fábrica Triangle en Nueva York. Las trabajadoras pedían mejores sueldos y condiciones laborales.

- En 1975, las Naciones Unidas, en coincidencia con el Año Internacional de la Mujer, decretó que el Día Internacional de la Mujer sea el 8 de marzo de cada año. No obstante, dejó a cada país que fije la fecha de acuerdo a sus realidades. Argentina adoptó lo de las Naciones Unidas.

En las guerras libertarias, en la América colonial especialmente, desde siempre, la mujer fue acompañante del hombre combatiente. Pero también, cuando lo exigió el combate, tomó las armas. Ejemplo, Juana Azurduy, liderando tropas para liberar el continente de opresión colonialista de España

Y claro, las mujeres argentinas que enfrentaron y vencieron a la dictadura genocida. Las madres, las abuelas, las esposas, las novias, las hermanas de las víctimas varones. Las madres, las abuelas, las hermanas, de las combatientes.

La Quinta Pata

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada