lunes, 29 de septiembre de 2014

Audiencia 42: Una simulada amistad

Los hermanos Arnaldo y Zelmira Villegas testimoniaron sobre la desaparición de Edesio Villegas. El hombre admitió haber tenido amistad con el imputado Armando Fernández, quien lo frecuentaba hasta el secuestro de la víctima. El defensor de Miret hizo un pedido de compulsa para investigar al Juez Roberto Nacif.

Arnaldo Francisco Villegas, hermano Edesio -secuestrado el 26 de mayo de 1976- evocó que, en tanto periodista, el desaparecido hacía un programa de economía en Radio Nacional y trabajó en Prensa de Radio Nihuil. También confirmó su desempeño en la Dirección de Comercio de la Provincia.

En relación a una pregunta de la Fiscalía sobre la pertenencia política de su hermano, señaló que era peronista y dijo haber conocido a Raquel Moretti, compañera de militancia de Edesio, que se encuentra aún desaparecida. Asimismo, recordó que el joven era objeto de seguimiento antes de su secuestro. Supo, también, que la familia Lucero que le dio albergue y presenció el procedimiento, sufrió el saqueo de sus bienes por parte de la patota. Contó que él mismo arregló los muebles rotos durante el operativo.

La nota indignante de la jornada fue el relato de Arnaldo Villegas con respecto a la actitud de Armando Osvaldo Fernández, oficial de inteligencia del D2 (sentenciado a prisión perpetua en juicio anterior), del que era supuestamente amigo. El hombre relató que por la relación de confianza que los unía, lo invitó a un asado y en un descuido Fernández le revisó toda la vivienda, incluso el ropero, en busca de algo. Además, cuando su hermano Edesio fue secuestrado, recurrió a él para preguntarle si conocía su paradero. Fernández se hizo negar hasta que Arnaldo decidió esperarlo en la puerta de su casa y al preguntarle por su hermano, el policía contestó que “no sabía nada”. Edesio Villegas fue visto agonizante en el D2 cuando Fernández oficiaba de enlace de la Policía, en la Comunidad Informativa –CI-, integrada además por las otras fuerzas armadas, encargada de fijar los blancos y decidir la vida y muerte de los detenidos.

Arnaldo Villegas rememoró otras gestiones realizadas por su padre ante el Juzgado y evocó una entrevista que tuvo con el Capitán del Ejercito Sanmartino; “no lo busques porque va ser imposible…” fue su respuesta al pedido de información sobre Edesio.

Villegas concluyó que la desaparición de su hermano, para su familia, fue “terrible… lo buscaron por todos lados”.

Planteo de la Defensa de los jueces

Juan Horacio Day, defensor particular de los jueces Miret y Petra, puso en cuestión al Juez Roberto Nacif, integrante del Tribunal Oral Federal Nº2 de San Rafael durante el único juicio por delitos de Lesa Humanidad celebrado en el sur provincial, en 2010.

Al respecto indicó que en un Habeas Corpus presentado por el padre de Edesio Villegas, en 1979, ofició de secretario el actual juez Nacif. Dada la irregularidad de los procedimientos que se verificaron en ese caso, el abogado solicitó una compulsa penal, o que se llame a atestiguar al mencionado juez. Al respecto, el Presidente del Tribunal, Alejandro Piña, informó que, por el momento, no dará curso al pedido ya que puede considerarse un anticipo de la opinión del tribunal, por lo que diferirán la resolución hasta el momento de la sentencia.

La decisión no fue unánime ya que el juez González Macías votó en disidencia. La Fiscalía, por su parte, aseveró que puede investigar pero, sobre el pedido de la compulsa, la atribución es del Tribunal.

“Yo decía que Edesio había desaparecido”

Como sabemos Edesio Villegas era delegado gremial y estudiante de periodismo en la Escuela Superior de Comunicación Colectiva cuando fue secuestrado y desaparecido el 26 de mayo de 1976 en su domicilio de la calle Granaderos 470 de Ciudad. Fue conducido al D2 donde, producto de las torturas y los golpes, murió luego de una larga agonía. Precisamente, sobre este hecho, se refirió la testigo, Edith Arito, en la audiencia anterior, al precisar que tuvo un contacto con él en la puerta del baño de ese Centro Clandestino de Detención, donde lo vio hecho “un despojo humano”, señaló.

En el segundo tramo de la jornada de este martes se escuchó el testimonio de Zelmira Edith Villegas, hermana mayor de Edesio, convocada por la Fiscalía para que aporte datos que contribuyan a seguir reconstruyendo la historia de su hermano desaparecido, sobre todo en el tramo de su vida previo a su detención y, desde luego, referente también a su funesto final en las mazmorras del D2, donde, como ya se ventiló en el presente juicio, fue visto agonizando.

Sin embargo, el testimonio de Zelmira, pareció tener como trasfondo el mismo miedo y terror implantado por la Dictadura Militar. Así la desmemoria y la fragmentación e imprecisión de su relato dieron la impresión de funcionar como una defensa ante un temor vigente o actualizado. Lo cierto es que fueron escasísimos los datos que aportó. Quizás el más relevante que brindó fue la confirmación de la relación afectiva de su hermano con Raquel Moretti, también detenida y desaparecida junto a él.

Además, a diferencia de su otro hermano, Arnaldo Villegas, que declaró en el primer tramo de la Audiencia, negó cualquier tipo de militancia política por parte de Edesio y se limitó a decir que su ideología era la de “justicia, el respeto y la unión familiar”. Sin dudas, un momento tirante de la jornada fue cuando tomó la posta del interrogatorio el Dr. Varela y le pidió alguna precisión respecto a qué decía ella sobre la situación de su hermano cuando presentaba los informes a las autoridades policiales, penitenciarias y eclesiásticas o bien cuando se sentaba ante ellas: “Yo decía que Edesio había desaparecido” contestó. Pero, a pesar de que el querellante le leyó un Habeas Corpus, redactado en su momento por ella misma, donde expresaba claramente que su hermano no había simplemente desaparecido solo, sino que “fue aprehendido por un grupo de personas que actuaban en el ejercicio de la autoridad siendo en el momento de la detención una fuerza material irresistible”, la testigo no pudo recordar esas palabras, ni aclarar en su relato cómo es que Edesio Villegas, el 26 de mayo del ´76, desapareció.

Las audiencias continúan el lunes 29 de septiembre a la hora habitual.

Fuente: http://juiciosmendoza.wordpress.com/

La Quinta Pata

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada