domingo, 9 de noviembre de 2014

Otro papelón opositor

Carlos Almenara

El miércoles 5 se conoció un informe de la Auditoría General de la Nación sobre Aerolíneas Argentinas. El informe refiere al año 2011 y al primer semestre de 2012 y contiene una serie datos, todos en torno a que Aerolíneas es deficitaria y tiene demasiado personal. Se realizan distintas comparaciones con empresas privadas, todas desventajosas para AA.

La Auditoría General de la Nación es un órgano de control surgido de la reforma de la constitución de 1994, dependiente del Congreso, con mayoría opositora. Hace ya varios años la UCR la preside.

Si bien es esperable que los informes de la Auditoría sean políticos y aún sesgados, lo que sorprende es la trivialidad y la asunción del discurso neoliberal sin recato alguno.

El informe es antiguo, llega tres años tarde y no refleja que la situación descripta de modo tan negativo tuvo reversión en un grado importante en los años subsiguientes. Es trivial porque no aporta información nueva a lo que ya se conocía. Es privatista, hace relaciones mecánicas con empresas privadas y la conclusión del mismo es que AA debería privatizarse, pero no discute el punto.

El informe es, en definitiva, un nuevo papelón opositor, una falta a la cita del debate profundo y una falta de cumplimiento consecuente de sus propias funciones específicas como funcionarios.

¡Qué falta nos hace repensar el Estado! ¡Cuán necesario sería plantear objetivos nacionales, por ejemplo la integración territorial que posibilita Aerolíneas, en el debate público! ¡Qué necesario sería disponer de elementos e instancias de control para evitar la cooptación corporativa del Estado!

Todos estos debates, estos y muchos otros de las que la Auditoría General de la Nación debería ser vanguardia, es su función específica, no están. Lo que sí está es un libelo mediocre, propagandista del ataque sedicioso que recibe el gobierno desde 2008.

Por ello, porque es pura mala propaganda opositora, su presidente se paseó por todos los medios de grupo Clarín haciendo lo único que hace la oposición, repetir el guión de Magnetto.

Pero hay más. No se les cae de la boca la palabra corrupción, manejan una “Auditoría”, y ¿qué corrupción aparece? Ninguna. Pueden decir que no son fiscales, pero bueno, tanto que hablan... ¿y?

La única corrupción que apareció en el horizonte de este tema es que parece que la Auditoría está llena de ñoquis que llaman a los programas radiales y escriben en las redes de internet contra el gobierno.

El informe sigue la lógica del propagandismo de los grupos mediáticos concentrados, hace publicidad del regreso al neoliberalismo en una letanía del trabajo que en los ochenta hicieron Bernardo Neustadt y Mariano Grondona de modo destacado.
Y hace golpismo según el guión Magnetto. Incluso con telemarketers como hace Magnetto.

Un papelón más de la oposición.

La Quinta Pata

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada