domingo, 22 de febrero de 2015

Fiscales maaarchen!!!...uno dos - uno dos - vista a la dereeechaaa!!!

Ramón Ábalo

La trompeta de Clarín viene llamando a silencio en señal de duelo, como los miles de manifestantes que se apiadan por la muerte del ex fiscal Nisman, un muerto enredado en la telaraña de la discordia con el poder político institucional. Al frente van algunos fiscales -los convocantes- y detrás con rictus adecuados al ritual de la hipocresía, una tanda de políticos oportunistas para derramar por los poros de la rabia sus bostezos de iracundia. Los fiscales convocantes han apadrinado al Partido Judicial, que aprovecha esta carnestolendas para visibilizarse pero de existencia de larga data en la política y la institucionalidad del país, desde 1853, cuando menos.

Los fiscales convocantes y sus aplaudidores de la farándula de la política partidaria, como la Alonso, la Bullrich, la gordita Carrió, la que cada tanto vocifera su fe golpista, la Stolbizer, la Michetti, la Sarlo, y varias más como la dama de los almuerzos, todas de negro, como si fueran aquellas lloronas de antaño que le daban el matiz fúnebre con sus llantos alquilados. Los fiscales y sus seguidores políticos partidarios como Alfonsín (nada que ver con la prosapia de su padre), Massa, Sanz, Macri, el cabezón Duhalde; los empresarios patronales sindicalistas, Barrionuevo y Moyano, todos bajo la batuta de Magneto, aunque no aparece en persona, pues es la mano invisible del mercado político argentino; los que en esa farándula carnavalesca, haciendo honor al almanaque, cubren sus cabezas con un birrete verde-oliva lo que les da un aire de bizarros guerreros, pero en decadencia. A lo que más se les nota es a los radicales, que no se rompen pero que se doblan. Y los fiscales, con décadas de gimnasia tribunalicia, enroscando peones y reyes en los expedientes hasta merecer el diezmo mediático.

Y un párrafo especial y aparte, la Cecilia Pando porque es la sal y pimienta de este salpicón judicial. Esta mujer es una militante ruidosa y violenta, que desde hace un par de años saltó a la palestra de los juicios contra los genocidas del 76, para tratar de deslegitimar esta reivindicación de gran parte del pueblo argentino, pero fundamental porque las banderas Memoria, Verdad y Justicia es una realidad en esta década de las políticas nacionales y populares. La Pando no tiene límites en su reivindicación del genocidio.

El Partido Judicial

Agudamente lo definió la compañera Presidenta: los convocantes concretaron la presentación en sociedad el Partido Judicial. Y los identificó en lo social de que no van a elecciones, no pagan sus impuestos sus componentes y tienen sus funciones y prerrogativas de por vida, "y en algunos casos están por cumplir un siglo", en referencia al juez de la Suprema Corte de la Nación, Carlos Fayt, y que estuvo también detrás de la convocatoria 18F. Convocatoria basada en un argumento insólito como sería si los ministros del Poder Ejecutivo reclamaran una mejor "gestión de gobierno".

Quienes son y que son

Germán Moldes y Raúl Pleé, dos de los que se esmeraron en convocar, fueron acusados, varias veces, por la mayoría de los familiares de las víctimas de obstaculizar la causa y la tarea del propio Nisman. Carlos Stornelli, un hombre con afinidades muy firmes con Macri en cuanto a caudillo del fútbol de Boca Juniors. Stornelli comanda el aparato de seguridad del club, y también estrechamente vinculado a las barras bravas y los negocios que significan esos aparatos, sustentados en la violencia y la prepotencia.

Pero están en la punta de la pirámide de los patrones de esta farándula, los servicios de inteligencia de EEUU e Israel, o sea la CIA y el Mossad. Concretamente los yanquis y los israelíes también a la cabeza de toda la parafernalia guerrerista que en este momento se expande por el mundo. Las respectivas embajadas de esos gobiernos guerreristas, en Buenos Aires, se hicieron presentes en todos los actos fúnebres de la muerte de Nisman.

El objetivo principal

En el marco de la ofensiva de un sector de la justicia y de los servicios contra el gobierno, amplificada por los ataques mediáticos, con basamentos, por ejemplo, en los actos y acciones de representantes de este Poder Judicial. Nos referimos al fiscal Gerardo Pollicita, el que retomó la insólita denuncia de Nisman y acusó a la Presidenta y al canciller por "incumplimiento". Se basan en los mismos hechos inconsistentes de los que hablaba Nisman y no tomó en cuenta las múltiples desmentidas y cuestionamientos que recibió esa presentación. Por su parte, del Procuradora del Tesoro, Angelina Abbona presentó las pruebas que repiten cada una de las acusaciones. Lo hizo ante el Juagado Federal 3, a cargo del fiscal Daniel Rafecas. A la acusación la califica de "enramado ficcional" y de "no tener ningún sustento".

Muchos los calificamos como algo más que destituyentes. Directamente de una trama de un GOLPE DE ESTADO.

La Quinta Pata

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada