domingo, 5 de abril de 2015

¿Dónde Estás?

Guillermo Rubio*

Un puñadito. Unas palomas picoteando las baldosas de la plaza. Un camino de dolores y amarguras. ¿Dónde estás? Explicaciones mentirosas y verdades oscuras. La mirada amenazante desde el uniforme violento. El miedo. El valor. Sobreponerse. Gritar. Asustarse ante la embestida. Cantar el himno. ¿Dónde estás? La bestia se desorienta frente a la canción patria. No puede golpear a quién canta el himno. Su machismo claudica ante el verso verdadero y mentiroso a la vez. ¿Dónde estás? Estas ahí. No están ahí. Estamos ahí. La voz silente en el país provoca más silencios en la prensa cómplice; mientras que el grito mudo hace estruendo en el mundo. La violencia sitiada. Los argentinos somos derechos y humanos. Pero no alcanza la calcomanía. Ni la visita del Papa. Ni el desaire del espíritu blindado de Juan Pablo II que no quiere saber del dolor de una madre; que son mil, diez mil, treinta mil madres. Los chicos se volatilizaron en el aire decían. Desaparecidos. ¿Dónde estás? No estás. Pero están. Están en las manos teñidas de sangre de los asesinos, las que no se pueden lavar ni con las condenas. En las de los que decidieron que eran la justicia y declararon culpables a sus iguales y ejecutaron la peor de las condenas: el secuestro, la violación, el robo, la tortura, la muerte, la desaparición, volviendo después la violencia hacia la familia. Que no haya duelo. ¿Dónde estás? Que no haya más que lágrimas de impotencia ante la brutalidad del poder ejercido a la sombra del Estado amenazante y vejador. ¿Dónde estás? Allí estás. Y allí están. Donde estaban. ¿Dónde estarán?. Y están. En los brazos cariñosos de las palomas de los jueves. ¿Pero… Cómo no se te va a encender el ánimo cuando es tu hijo quién falta en tu abrazo cotidiano? Esas palomas abrazan y multiplican sus hijos en cada uno que es parido a la libertad. Esas palomas pudieron con el Cóndor que en plan siniestro nos atravesó el corazón. Y se elevaron más altas. Y el rencor de la ausencia forzada se transformó en amor. Y el amor en exigencia de justicia. Y la exigencia de justicia en lucha. Y la lucha en derechos. Y fueron para todos. Y el silencio se tornó grito. Y el grito volvió a reconvertirse en derechos. Y los derechos se enseñorearon. ¿Dónde estás? Y los genocidas comenzaron a temer. Y cada pañuelo voló protegiendo la patria y pudo más. Más que la violencia del odio irracional, que no reconoce y teme al otro. Y cada desaparecido se convirtió en presencia inmanente y eterna. Y el fracaso de la violencia se hizo presente en cada condena y en cada juicio. Sin odio. Con derechos también para ellos. Porque así de grande es el corazón de cada madre. Con la fuerza suficiente de mirar a los matadores, torturadores y violadores de sus hijos a los ojos. Ellos podrán blindarse por fuera y creerse los duros, pero cada día un desaparecido visita los despojos de hombres y mujeres que aún deambulan entre nosotros y aquellos que fueron y son condenados, sometidos a juicio o que aún permanecen a la sombra del pretendido olvido. ¿Dónde estás? Allí. Allí estás. En esa joven, en esa niña, en esa mujer, en esa anciana, en ese joven, en ese niño, en esa mujer en ese anciano, en esa casa construida, en ese beneficio ganado, en cada derecho conquistado, en ese trabajo conseguido, en el respeto a la persona, en la vigencia de cada uno de los derechos de cada uno, en la lucha por una vigencia absoluta, completa, total de cada derecho humano; construido y en construcción; y así, en esa universidad del ejemplo que es el templo de cada una de las madres de la plaza, se materializa un futuro más y más feliz. Y seguirán sus pies picoteando las baldosas de la plaza, girando alrededor de la pirámide. Pero ya no son las palomas locas de la plaza. Son el fuego de la vida, frente al agravio del fuego de ese muñeco de atroz escándalo, que las reconvierte en un incesante fénix de la vida y de la paz. ¿Dónde estás? Aquí estoy. Soy tu hijo. Soy tu hija. Soy el desaparecido. Soy el orgullo de ser argentino. Gracias por abrazarme. Por abrazarlo. Por abrazarla. Por abrazarnos. Por cuidarnos. Por defendernos.

Dedicado particularmente a Hebe Pastor de Bonafini, luego de la injuria de pretender representarla desaparecida por el fuego en La Plata. Dedicado a cada madre. Dedicado a los asesinos. Dedicado a los insensatos incendiarios.

Ahora y desde ayer, la humanidad viene devolviendo el abrazo de las madres:
el premio UNESCO de educación por la paz. Grado honorario de la Universidad de California (1996), Universidad de Bolonia (2007) y la Universidad Nacional Experimental del Yaracuy (2010). Medalla de Honor del 70 Aniversario de la Reforma Universitaria de 1988, de la Universidad Nacional de Córdoba . Orden Nacional del Mérito de Ecuador (2006). Apreciación Liberarte / 2006 , Fundación Liberarte.Orden Heroínas de Venezuela (2007). Premio Don Hilario Cuadros y título Embajador Social y Cultural de la Juventud , Dirección de Juventud de la Provincia de Mendoza , 2008. Premio Especial del Veintitrés de 2009. Bicentenario de la Revolución de Mayo de Derechos Humanos Premio Extraordinario de 2010, República Argentina. Rodolfo Walsh Premio de Comunicación y Derechos Humanos , Universidad Nacional de La Plata , 2011. Premio de Honor de Radio Nacional , 2013. Grifo d'Argento , el más alto premio de Génova , 2013. marzo de 1980: Premio «A la Lucha por la Vida» de la Universidad de Essen(Alemania). 10 de marzo de 1980: «Premio por la paz», otorgado a través del obispo Curt Schort (de Berlín) en la Iglesia de la Cruz (de Bonn) y encargo de la Comunidad Estudiantil Evangélica de la República Federal de Alemania.diciembre de 1980: Premio «Solidaridad del Pueblo Noruego» (Noruega). 20 de julio de 1981: Premio «Por la Verdad y la Libertad» otorgado por The Rothko Chapel, Estados Unidos. 1983: Premio a las Madres, del diario Cambio 16, Madrid (España). 1987: premio Los Notables, Radio Rosario. agosto de 1988: Premio René Sand, otorgado por su contribución a los Derechos Humanos, la Justicia y el Bienestar Social, Berlín (Alemania). 1988: réplica del Sable Bolívar, entregado en guarda por el M-19. 1988: Orden José Rafael Varona, entregada por la Organización Lationamericana de Estudiantes, Cuba. marzo de 1990: Reconocimiento de la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos de Nov Barris por su lucha ejemplar. Barcelona (España). 1990: Premio León Felipe, en Madrid (España). 10 de marzo de 1990: Medalla de Oro de la Ciudad, Otorgada por la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Casteldefels, Barcelona (España). marzo de 1991: Premio «Una Utopía hacia la Paz», otorgado por el Ayuntamiento de Marinaleda. 17 de diciembre de 1992: Premio Sajarov a la Libertad de Pensamiento del Parlamento Europeo, Europa. 19 de abril de 1993: Testimonio de Reconocimiento, otorgado por la Federación de Entidades Culturales Judías en la Argentina (Buenos Aires). 1993: Premio del Ayuntamiento de Casteldefels, otorgado a las Madres de Plaza de Mayo por su lucha de amor no violento, Barcelona (España). 1994: Premio Rector Mauricio A. López a la defensa de los Derechos Humanos, Universidad Nacional de San Luis. 1995: Premio Laura Bianchini de la ciudad de Brescia (Italia) al testimonio precioso de amor, de vida y de la libertad. 29 de septiembre de 1995: Premio Cavallieri de la Vita (Caballeros de la Vida), Verona (Italia). 1996: Premio a la Mujer Luarca, otorgado por el Consejo Nacional de la Mujer del Ayuntamiento de Valdés. 26 de octubre de 1995: Premio Cavallieri de la Vita (Caballeros de la Vida), otorgado por el Centro Aiuto Vita Valpolicella. Verona (Italia). 1996: Premio a la Gran Madre, otorgado por el Instituto Superior de Danza Armonizadora. Buenos Aires (Argentina). Celebración para las Madres, Instituto Poligráfico de Roma (Italia). 14 de marzo de 1996: Diploma de Honor Cátedra Pablo de la Torriente Brau, otorgado por la Universidad de La Habana. 1996: Premio Mate Amargo, FM Compartiendo. Quilmes (provincia de Buenos Aires). 1999: Premio de La Rete - Milán. Notiziario della Rete Radial, Resch de Solidarieta Internazinale, año 1. Milán (Italia). 1999: Premio Cultura Quente o Compromiso. Concello de Caldas de Reis. 22 de abril de 1999: Elkaltasuna (Solidaridad), País Vasco (España). 1999: Condecoración del Pueblo de Yugoslavia, por haber actuado como escudos humanos contra la guerra. 13 de diciembre de 1999: Premio UNESCO Educación para la Paz, París (Francia). 2007 Premio Giuseppe Tedesch, otorgado por la región de Abruzzo, Italia. 2009: Premio Revista Veintitrés por mejor ONG (junto a HIJOS). Existen calles, plazas y monumentos con el nombre «Madres de Plaza de Mayo» en varias ciudades de Argentina como Junín, Río Gallegos, Quilmes, Rosario. También en otros lugares del mundo como Ámsterdam (Países Bajos), algunas ciudades alemanas, y ciudades españolas como Almería, Barcelona, Berrioplano, Coslada, Leganés, Madrid, Pamplona y Zaragoza. La Escuela n.º 69 en Laferrere (provincia de Buenos Aires) lleva el nombre de la organización.

*Abogado de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre filial San Rafael

La Quinta Pata

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada