domingo, 19 de abril de 2015

La mafia que golpea

Carlos Almenara

El miércoles 15 de abril fue agredido Víctor Hugo Morales cuando intentaba filmar un muro construido por el Diario Clarín mediante el cual se apropiaron de una calle pública en la Ciudad de Buenos Aires.

Matones al servicio del grupo empresario amedrentaron al equipo de filmación con amenazas, insultos, empujones e incluso atropellaron aunque sin consecuencias físicas al periodista uruguayo.

También lo hicieron con un equipo del canal C5N.

Lo que pueda representar esta columna expresa un enérgico repudio y la solidaridad con los periodistas atacados.

No es atenuante pero es nada comparado con lo que hacían años atrás.

Estos días se conoció por investigación del programa de Gustavo Sylvestre la historia de Papel del Tucumán. Télam reproduce la noticia en este link

Es una denuncia escalofriante que incluye el derribo de un avión con el objeto de sacar competidores potenciales de su fábrica de papel para diarios.

Personaje clave resulta Oscar Camilión, ministro de la dictadura y luego de Menem. Su carrera política empieza antes. Hombre de confianza del entonces presidente Frondizi, llega como su delegado a la secretaría de redacción del Diario Clarín a fin de garantizar la sociedad política entre Roberto Noble y el presidente que requería homogeneizar la línea del diario al servicio del desarrollismo.

Pasará largos años allí.

Luego de la muerte de Noble, en 1969, se le adjudica un romance con Ernestina Herrera, que, según cuentan, dejó corazones malheridos que clamaron venganza.

Cuando Camilión fue procesado por el contrabando de armas a Croacia y Ecuador nunca dejó de gritar que era una represalia de Clarín.

Lo cierto es que para la fecha que se denuncia era hombre del diario en el gobierno de la dictadura.

Por otro lado, una Cámara se abocará a analizar si deben ser indagados Héctor Magnetto, Ernestina Herrera y Bartolomé Mitre por delitos de lesa humanidad en la apropiación de Papel Prensa. Sería un hito afirmó Lidia Papaleo de Graiver, una de las despojadas y torturadas.

El proyecto de concentrar la comunicación en Argentina, parafraseando al viejo cabezón barbado, vino al mundo manchado de sangre y lodo. Cada vez encontramos más sangre y más lodo. Y más chupamedias.

Macri mandó a sus pollitos, Rodriguez Larreta y Gabriela Michetti, a debatir a TN, del Grupo Clarín. Avala así la estrategia de relegitimación que tiene la señal de noticias del grupo. Desorbitada, con nula credibilidad, y ridiculizada por cualquier persona sensata, la señal ha encarado una estrategia sinérgica de construcción comunitaria. Nuevas aplicaciones y referencialidad cruzada entre la señal televisiva y la página web, concursos y actividades interactivas constituyen un combo al que le viene muy bien volver a presentarse como el canal de los debates.

No es el único favor que les hizo el alcalde por estos días, declaró además que había que modificar la Ley de Medios.

Lo de esta mafia, con políticos, jueces y funcionarios leales no puede subestimarse. Ahora, además, están incorporando a la escena pesados, patotas, servicios israelíes y estadounidenses, en un viraje a la acción directa.

Que hayan fracasado en plantar a Nisman no debe confundirnos, tienen capacidad para instalar agenda en pocos días y están nerviosos.

Es buen consejo calma oriental para no caer en sus provocaciones pero no se puede perder un minuto. Estos tipos son los más poderosos de la Argentina, se sintieron desbancados y vienen por todo.

Hay sectores judiciales y áreas de gobierno que, independientemente de lo que digan los funcionarios (que resulta irrelevante), no actúan con la celeridad que amerita la estrategia destituyente en curso.

La Quinta Pata

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada