domingo, 12 de octubre de 2014

Inspecciones al D2 y a la penitenciaría

El lunes 6 de octubre, jueces y miembros del Ministerio público Fiscal y de la Defensa, realizaron una inspección ocular al D2 para ubicar, entre otras cosas, el espacio donde fueron visualizados los desaparecidos Jorge Vargas y Ricardo Sánchez Coronel. El martes 7, por primera vez, las partes hicieron un recorrido por la Penitenciaría Provincial para localizar los espacios mencionados por las y los testigos víctimas.

Héctor Enrique García y Ramón Alberto Córdoba, quienes ya prestaron testimonio en la Megacausa, hicieron un nuevo y valioso aporte para identificar sectores del D2. Ambos se centraron en la búsqueda diferentes espacios que no fueron relevados anteriormente. Ante la atenta observación del presidente del TOF, Alejandro Piña, del juez Juan Antonio González Macías, y representantes de las partes, los dos testigos recorrieron la planta baja, el entrepiso, la sala de calderas y el Centro de Detención Rápida (antes Contraventores), desde diferentes accesos.

Cuando estuvo alojado en este último sector, el testigo García, vio frene a su celda a los hoy desaparecidos Ricardo Sánchez Coronel y Jorge Vargas. También habló con María Luisa Sánchez Sarmiento, secuestrada junto a sus dos hijas, y pudo escuchar un diálogo con Vargas.

En esta inspección al D2 se repitió la falta de llaves para facilitar el acceso a algunas dependencias solicitadas por el Tribunal con el pretexto de que les habían avisado -no dijeron quiénes- que la inspección sería a las 11.30 ó 12 y no a las 9.30 hs. Asimismo, se tropezó con el obstáculo de no poder llegar tranquilos a las dependencias de “Contraventores”, porque había gente detenida; por lo demás, el comisario Valverde se mostró solícito con los visitantes.

Ni García ni Córdoba habían regresado al D2 desde 1976 momento en que estuvieron secuestrados, y coincidieron en que el sector de los calabozos, donde se producían las torturas y violaciones, está casi igual, pero en el resto del edificio se han hecho modificaciones importantes: tabiques, nuevas celdas y demás.

A pedido de la Fiscalía y de uno de los abogados defensores, Leonardo Pérez Videla, el TOF volverá al lugar, previo aviso a las autoridades policiales, para que lo desalojen. Las partes y los testigos, consideraron importante llegar hasta todos los sectores libremente. En el D2 hay muchos recovecos y pasillos, llamativamente de escasas dimensiones, que esconden historias que quienes estuvieron allí secuestrados podrían ayudar a desentrañar.

Recorrida a la Penitenciaría sin prensa

El Tribunal, organizó una visita a la Penitenciaría de Mendoza -San Felipe- para observar in situ, las locaciones descriptas por los testigos víctimas, durante las audiencias ya realizadas. Estuvieron presentes el Presidente del Tribunal, Alejandro Piña y la Secretaria, Natalia Suárez; por la fiscalía, Dante Vega, Daniel Rodríguez Infante y Patricia Santoni, así como los abogados defensores, Nicolás Portabella, Leonardo Pérez Videla, Juan I. Pérez Curci y Ariel Civit. Como testigos fueron convocados Guido Actis, Roberto Marmolejo y Pedro Coria.

Por seguridad no se permitió el ingreso a la prensa presente, ni a los Organismos de Derechos Humanos. Sólo fue posible fotografiar la entrada al primer patio y contar con el relato de los tres compañeros, Actis, Marmolejo y Coria, una vez finalizada la recorrida.

La tarea de los expresos consistió en señalar las locaciones, previamente acordadas: los pabellones de hombres y mujeres, los calabozos de aislamiento, el locutorio y la peluquería (donde los llevaban encapuchados y atados para interrogarlos bajo tortura). Estas tres dependencias actualmente no se encuentran en el mismo lugar, pero los acompañantes del servicio penitenciario ratificaron la localización señalada por los testigos. También visitaron los pabellones 6, 11 y 14, que fueran destinados a los presos políticos en los años setenta y durante la dictadura militar. Se puso especial énfasis en el 11 y las escaleras que van al patio. Allí describieron la requisa acompañada de una golpiza y otros vejámenes ocurrida el 27 de junio de 1976. Recordaron el momento en que los sacaron al patio y un pelotón del ejército los castigó con bastones e insistieron que, en aquella ocasión, vieron al guardiacárcel imputado, Oscar Bianchi, pisando la espalda del detenido Rabanal, mientras lo hacía subir de rodillas las escaleras. Actis y Coria señalaron la celda donde estaban alojados, desde donde pudieron ver el ultraje. Guido Actis estuvo 3 años en esta Penitenciaría, Pedro Coria 5 años en forma alternada y Roberto Marmolejo 6 meses.

El registro fílmico de la Inspección quedó a cargo de la Justicia al igual que el croquis de las dependencias localizadas. Por su parte, la Subsecretaria de Justicia, Romina Ronda, sugirió clausurar la peluquería y señalizarla como centro de torturas.
El martes 14, a las 9.30 hs., se retomará el debate en Tribunales Federales.

Fuente: http://juiciosmendoza.wordpress.com/

La Quinta Pata

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada