lunes, 24 de noviembre de 2014

Con nueva antena y potencia de llegada al Gran Mendoza se relanzó la radio comunitaria La Mosquitera

De La Mosquitera revista vecinal a La Mosquitera radio, y de allí a una nueva planta transmisora que este sábado se inauguró en el mítico Bermejo pasaron poco más de 13 años de organización barrial y de alimentar el concepto de comunicación comunitaria.

Para celebrar esos pasos, que al mismo tiempo son saltos gigantes en el aspecto de la radiofonía mendocina, hubo un festival de cumbia que tuvo una previa desde las 14 con transmisiones en vivo y el “corte de cintas simbólico” de una nueva antena. Fue en el predio del Frigorífico La Lagunita, en Lisandro de la Torre y Maure, de El Bermejo.

Los brindis se dedicaron a La Mosquitera -que puede escucharse en el 88.1- que con la nueva antena, de 60 metros de altura, proyectará con mayor alcance la voz de los vecinos.

El primer número de La Mosquitera salió a la calle en febrero de 2001 con una tirada de 2.000 ejemplares. Esta revista se distribuía gratuitamente a los vecinos de El Bermejo y alrededores mostrando una visión diferente y sobre todo local de los hechos de la comunidad.

Los que hacían la revista tuvieron la inquietud de ampliar los canales de expresión de los vecinos. Surgió la inquietud por el formato radial, decidido en una asamblea, se diagramaron contenidos, se debatió sobre cómo debería ser una radio comunitaria, y poco después se gestionaron los equipos para montar la radio.

Al mismo tiempo se le dio espalda institucional con la creación de la Asociación Comunicacional y Cultural La Mosquitera, asociación sin fines de lucro que hoy cuenta con personería jurídica.

Y de allí a la ampliación de la potencia con la que se comunican y cuentan sus cosas al mundo: un programa de música o la inquietud de un vecino por los perros envenenados de la cuadra, todos tienen espacio en La Mosquitera.

La radio, además, desarrolla en profundidad los lazos con la comunidad. No a través de sorteos, de sms, de mandá radio al 2020, sino con la radio abierta allí donde lo pidan los vecinos y con estudios donde no se toca timbre, se entra sin pedir permiso y entre un par de amargos se puede pautar un programa sin más nada a cambio que las ganas de hacerlo.

Hace dos semanas, por ejemplo, trasmitieron desde el club Pedro Molina, donde funciona una salita de salud, y sobre cuyo destino incierto hay gran preocupación entre los vecinos.

La Mosquitera, además, abre el micrófono estudiantes de la UNCuyo a través de un sistema de pasantías, y mantienen un sistema de capacitación sobre las distintas artes de la radio como producción y artística radial.

Uno de sus programas, El Mañanero, fue seleccionado por la AFSCA junto a 30 proyectos con formato microprogramas los cuales entregó un subsidio para la compra o mejora de equipamiento para radio y para la producción de programas y micros. Todo eso, sumado a la nueva antena, celebrarán este sábado.

Fuente: http://www.explicitoonline.com/

La Quinta Pata

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada