domingo, 14 de diciembre de 2014

Audiencia 57: Rrecuerdos de familia

Nancy Gutiérrez, por videoconferencia
Desde el Consejo de la Magistratura declaró Nancy Gutiérrez, hermana de Manuel y cuñada de María Eva Fernández, ambos desaparecidos. Asimismo se escucharon los testimonios de Emilio y Miguel, hermanos de Luis César López Muntaner, sobre el que existen evidencias de haber sido asesinado. Éste, al igual que el matrimonio Gutiérrez-Fernández, fueron víctimas del operativo de Abril del ’77.

Nancy Gutiérrez declaró por videoconferencia, desde el Consejo de la Magistratura de Buenos Aires. Fue indagada por las desapariciones de su hermano Manuel Gutiérrez y la de su esposa María Eva Fernández, ocurridas el 9 de abril de 1977.

La testigo confirmó los datos proporcionados por la hija de ambos, Gabriela, quien prestó declaración la semana pasada. María Eva dejó a su niña al cuidado de unos vecinos, y salió con destino a la Municipalidad a pagar impuestos, pero nunca regresó. Manuel era chofer de la Coca Cola, y al regresar de la jornada laboral fue sorprendido por un grupo de tareas que lo esperaba dentro del domicilio, lo redujo a golpes y trasladó en un vehículo con rumbo desconocido. La casa siguió ocupada; horas más tarde se acercó Juan Montecino, quien fue baleado cuando intentó escapar de las fuerzas a cargo del operativo.

Preguntada por la fiscalía sobre la pertenencia política de su hermano, Nancy dijo creer que estaba arrimado al peronismo, pero que al establecerse en Mendoza “él estaba legal, no se escapaba de nada”, aclaró. Su hermano llevaba una vida de trabajo, al igual que su cuñada, a quien describió como una simple ama de casa. Eran personas sencillas y responsables, insistió la testigo.

También recordó que su madre fue a buscar a la hija de ambos, Gabriela, que había quedado sin la protección de sus padres. Intentó hacer la denuncia en una Comisaría, pero se negaron a recibirla con la excusa de que se trataba de un “procedimiento contra la subversión”. También presentó un Habeas Corpus, que le fue rechazado, y verificó que el departamento en el que vivían quedó destrozado.

“Creemos que fueron asesinados”, estimó la testigo, y expresó su deseo de reivindicar la memoria de Manuel Gutiérrez y María Eva Fernández como personas de buen corazón y muy solidarias.

Noche Oscura

Luis López Muntaner, natural de La Plata, fue secuestrado en circunstancias desconocidas el 8 de abril de 1977. Fotos halladas en la morgue judicial dan cuenta que fue muerto en el marco del Operativo de Abril del ‘77.

Sus hermanos Miguel y Emilio, recrearon el contexto que en el que se desarrolló su vida; ambos coincidieron en señalar que Luis era el mayor de seis hermanos pertenecientes a una familia peronista. Mientras cursaba arquitectura se incorporó a la JUP, próxima a Montoneros, y al ingresar al Ministerio de Obras Publicas se abocó a la actividad sindical, enrolándose en la JTP- Juventud Trabajadora Peronista –. En septiembre de 1976, la familia sufrió un tremendo impacto cuando en el operativo conocido como La Noche de los Lápices, fue secuestrado el tercero de los hermanos, Francisco López Muntaner. A partir de ese momento, Luis, así como Miguel, pasaron a la clandestinidad. Luis decidió trasladarse a Mendoza, junto con su esposa Marta Lastrucci y sus amigos Julio Pacheco y Nora Otín, esta última mendocina, nativa de Gral. Alvear. Ambas mujeres se encontraban embarazadas.

Emilio y Miguel López Muntaner coincidieron en la reconstrucción del último tramo de la vida de su hermano. Luis salió por la mañana de la pensión que compartía con su esposa, con la recomendación de que si él no llegaba a un determinado horario, ella debía abandonar el lugar y así lo hizo. Días después de aquel 8 de abril de 1977, Marta Lastrucci dio a luz en el hospital y retomó contacto, mediante una enfermera, con su familia de La Plata. Irma Muntaner se trasladó a Mendoza para averiguar por su hijo y recuperar a su nieto, recién nacido, y a su nuera; también recorrió la pensión que les había servido de última morada, la que había sido saqueada, según recordaron los hermanos.

A fines de 2011, Miguel y Emilio viajaron a Mendoza para reconstruir lo sucedido con su hermano. En la ocasión tomaron contacto con un exiliado chileno que dijo pertenecer al mismo grupo militante que Luis, quien les brindó datos sobre su actividad política. Les relató, según contó Emilio, que estaban abocados a una “campaña panfletaria contra la Dictadura”, y que tenían programada una reunión. Llegado tarde a la cita, el hombre dijo haber presenciado el despliegue de un operativo en el que, presuntamente, secuestraron a Luis. Por su parte, Miguel identificó a este exiliado chileno como José Camilo Giménez, el mismo que testimoniara, sin aportar demasiados datos, por la desaparición en enero de 1977 de Ricardo González.

Asimismo, por esos días de 2011, en Tribunales Federales les exhibieron seis fotos encontradas en la morgue judicial, en las que ambos reconocieron el cuerpo sin vida de su hermano, tendido sobre una camilla, con las piernas fracturadas, golpes en la cabeza y dos disparos en el pecho.

Emilio López Muntaner es senador de la Provincia de Buenos Aires. Antes de iniciar su declaración fue informado por el Presidente del Tribunal, Alejandro Piña, que en virtud de sus fueros podía declarar mediante exhorto. Sin embargo, López desestimó la posibilidad y optó por evocar a su hermano. Además de los datos comunes arriba mencionados, recordó que su hermano Luis había nacido en 31 de agosto de 1950, y que él tenía apenas 10 años cuando sucedió el trágico hecho que se investiga. Dijo recordar dos imágenes de su infancia que recordó con claridad: el llanto de su madre al anoticiarse de lo sucedido con Luis, y su regreso de Mendoza con Marta Lastrucci y el bebé en brazos. Aportó que su cuñada y el niño se trasladaron a Madariaga -Provincia de Buenos Aires- y que tiempo después emigraron a Italia.

En un tramo de su declaración, el fiscal Dante Vega le propuso observar la copia de las fotos incluidas en el expediente, en las que se ve el cuerpo yacente de Luis López Muntaner. “Sí, es mi hermano”, dijo Emilio, y su tono de voz languideció.

Miguel López Muntaner ofreció mayores precisiones. Era dos años menor que el hermano desaparecido en Mendoza. Con él compartieron algunos tramos de la escuela secundaria y ambos fueron alumnos de la Universidad de La Plata. Asimismo ratificó su trayectoria militante y la persecución de la que fue objeto su familia. Recordó especialmente a Francisco, alumno de Bellas Artes de La Plata y miembro de la UES –Unión de Estudiantes Secundarios- , desaparecido en La Noche de los Lápices.

Miguel informó que él también era militante, y que estuvo detenido por un corto tiempo en el Pozo Arana (Centro Clandestino de Detención del circuito Camps). Lo sucedido en septiembre del ‘76 lo obligó a alejarse de su ciudad, con rumbo a Comodoro Rivadavia. A propósito de este hecho, recordó que vio por última vez a su hermano Luis cuando, ambos en la clandestinidad, concertaron una cita en la que Luis le proveyó el dinero para que abandonara La Plata.

El testigo recordó que la comunicación entre Mendoza y la Plata se hacía mediante cartas, a un poste restante, y que poco antes del fatal operativo, su madre recibió la noticia de que Luis había empezado a trabajar como dibujante técnico.

Finalmente, al referirse a la visita que hiciera a Mendoza en 2011, también observó las fotos y evocó el hallazgo que da cuenta del asesinato de López Muntaner. Recordó haberse trasladado al Cementerio de la Capital donde, en el cuadro 33, estaba trabajando el Equipo Argentino de Antropología Forense – EAAF- .
Asimismo manifestó la posibilidad de que fueran identificados los restos de su hermano en aquel lugar.

El abogado de la Secretaría de DDHH de la Nación, Fernando Peñaloza, puso en valor el Habeas Corpus presentado por Irma Muntaner, en el que reclama “como miles de madres desesperadas” por la aparición de su hijo. Ninguno de los hermanos sabía del documento obrante en el expediente.

Miguel y Emilio López Muntaner cerraron su declaración condenando lo sucedido durante “la noche oscura de la Dictadura”, y reivindicando la vigencia de Memoria, Verdad y Justicia.

La próxima semana se tomarán testimonios domiciliarios, de modo que el Tribunal y las partes se trasladarán a la casa de los testigos. El lunes 22 se realizará en la Sala, la última audiencia del año 2014.

Fuente: https://juiciosmendoza.wordpress.com/

La Quinta Pata

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada