lunes, 9 de febrero de 2015

30 millones

José Figueroa

En el año 2013, Cáritas recaudó en su colecta anual más de 30 millones de pesos. Una cifra similar, fueron los préstamos autorizados este año por el Programa de Crédito Argentino (Procrear) para Río Cuarto que beneficiaron a 150 grupos familiares con la construcción de 80 viviendas con una inversión de 30 millones de pesos. Con una inversión cercana a los 30 millones de pesos, Fabricaciones Militares y el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF) unirán sus capacidades para construir el primer centro de desarrollo de simuladores argentino. Esta iniciativa, permitirá a nuestro país diseñar y producir en el corto plazo simuladores de última generación, tanto para las áreas de Defensa y Seguridad como para aplicaciones civiles. 30 millones de pesos es lo que este año invertirá el Gobierno Nacional en las ampliaciones del Programa SUMAR y el Plan Nacer los que brindan cobertura a más de 12 millones de personas, e invierte recursos adicionales para fortalecer la red pública de atención de salud en todo el país y mejorar la calidad de atención de la población sin obra social.

Usted entenderá –como el que firma esta nota- que con 30 millones de pesos se pueden hacer cosas muy importantes como las que he señalado en estos breves ejemplos, y por supuesto, otras.

31.636.473 pesos (treinta y un millones seiscientos treinta y seis mil cuatrocientos setenta y tres pesos) es lo que recibió la Unidad Fiscal para la Investigación de la causa AMIA (UFI AMIA), a cargo del ex Fiscal Federal Alberto Nisman este año 2015. Traducido en dólares, serían unos 3,7 millones.

Aquella cifra debía cubrir los gastos de la “investigación” de dicha Unidad Fiscal. Con un total de 46 empleados, el costo operativo por agente de la UFI AMIA sería de casi 700 mil pesos anuales. El propio ex Fiscal Nisman, hubiera percibido más de un millón de pesos este año, por tener a su cargo dicha Unidad.

FANTASMAS

Sobre aquellos empleados, Alberto Nisman tenía discrecionalidad en la contratación de –al menos- diez de ellos. En otras palabras, sólo 36 pertenecían a la planta permanente del Ministerio Público Fiscal. Estos otros, aún no se sabe quiénes son, qué función específica cumplían ni cuánto cobraban. Eran agentes que nunca se registraban en la fiscalía y a quienes el propio Fiscal Federal firmaba sus respectivos recibos de sueldo…cuando debiera haber sido la Procuradora Alejandra Gils Carbó.

Luego del fatal desenlace, fueron identificados dos de estos “empleados exclusivos y secretos”: uno, el que le entregó el arma a Nisman. Se trata de Diego Lagomarsino. El canal de noticias de Clarín –TN- lo presentó como “agente de la SIDE” y “experto en informática”, para -luego del discurso en cadena de la Presidente- describirlo como un “pobre pibe”, apenas un perejil. Lo cierto es que el tal Lagomarsino se encuentra encuadrado en el rubro de monotributo: “reparación y mantenimiento de equipos informáticos”…poco para un “experto” a quien Nisman le abonaba más de 40 mil pesos por mes (reajustables cada 6 meses) siendo que la UFI AMIA contaba con 2 (dos) expertos informáticos de planta permanente. Ese “sueldo” era incluso más alto que el de un secretario letrado. Desproporcionado para alguien que –como él mismo declaró- se "dedicaba a copiar y desbloquear archivos y realizaba backups de archivos". La misma desproporción (pero de sus gastos) fue probada en sus tarjetas de crédito: el último mes del año pasado, según los registros de sus tarjetas American Express y Banco Galicia, consumió 63 mil pesos. Un contrato que Nisman ya no podrá explicar…ni sostener. La Procuradora hace horas que le rescindió dicho “contrato”.

El personaje secreto número dos que se conoció luego de la muerte de Nisman, fue el de un abogado: Daniel Rabinovich. Rara vez se lo veía por la UFI AMIA, porque era un “consultor a domicilio” en la Torre Le Park. Rabinovich discutía los documentos más delicados en el departamento de Nisman, donde regularmente prestaba “servicio”. Con un contrato de locación Ad Hoc de 33 mil pesos, reemplazaba con su “particular experticia” a los 5 secretarios letrados de la Unidad (empleados de alta jerarquía de la estructura judicial). La pregunta sobre quién es el tal Daniel Rabinovich es muy interesante por la respuesta que concierne: se hizo muy conocido como abogado de uno de los involucrados en el caso del asesinato de la niña Candela Sol Rodríguez…allá el. Pero lo que pone los pelos de punta es que el susodicho fue abogado de Juan Bautista “El Tata” Yofre, primer Secretario de Inteligencia de Carlos Menem y como tal, al mando de la SIDE. Sí, leyó bien. Además escribe libros nostálgicos de la dictadura y almuerza asiduamente en lo de Mirtha. Está procesado por la justicia argentina junto a otros ocho acusados por espionaje a los gobiernos de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández en una causa que se encuadra en las figuras de asociación ilícita y encubrimiento agravado junto con el ex policía aeroportuario Pablo Alfredo Carpintero, al general del Ejército Daniel Manuel Reimundes; así como los periodistas Carlos Orlando Pagni (columnista de La Nación), Edgar Mainhard (Urgente 24), y Roberto García (columnista del diario PERFIL). La Cámara sostuvo que se tiene por acreditado que, al menos desde agosto de 2006 hasta agosto de 2008, los integrantes de la asociación ilícita interceptaron mails “de distintos funcionarios del gobierno nacional”.

CARNESTOLENDAS

Pero no son estas “coincidencias” las que me llamaron la atención. No es que ambos tuvieran “sueldos” más altos que sus –vamos a decir…compañeros en la UFI AMIA-, tampoco que fueran empleados fantasmas de la Fiscalía, menos que “trabajaran” en el departamento del Fiscal…

Lo que me llamó la atención es que fueron ellos los últimos los que lo vieron vivo. Nisman murió el día domingo 18 de enero. El día viernes 16 de enero, Daniel Rabinovich estuvo en el departamento del fallecido. El día sábado 17 de enero Diego Lagomarsino estuvo en dos oportunidades, la última, entregándole a Nisman su arma.

En el contexto de tales visitas, una innumerable cantidad de llamadas –no identificados- y otras tantas llamadas de las chicas del PRO Patricia Bullrich y Laura Alonso, interesadas en la exposición que el lunes 19 haría el Fiscal en la Cámara de Diputados, enmarcan el fatal desenlace. La verdad, más tarde que pronto, se conocerá. Pero me temo que no podrá frenar la –quizás- última batalla de la corporación jurídico-mediática que se juega al todo o nada el 18F contra este Proyecto Nacional y Popular.

Soy de una generación que sufrió las dictaduras de Onganía y Videla, los levantamientos carapintadas, el neoliberalismo. Soy un doliente portador de esas vivencias, pero desde ellas puedo decir…Esto tiene la configuración de un golpe y de nosotros depende que ellos sean derrotados. Porque son ellos, o nosotros.

La Quinta Pata

1 comentario :

El Goofer dijo...

Impresionante, gracias

Publicar un comentario en la entrada