domingo, 22 de febrero de 2015

Volviendo

Rolando Lazarte

A veces no tengo nada en particular para hacer. Entonces me pongo a escribir. A medida que voy viendo las letras llegando al renglón, me voy alegrando. Algo a ocupando su lugar. Soy yo. Son las palabras las que me van trayendo.

Es como si fuera un mar que va llegando a esta playa que estás viendo. Esto que está aquí se va haciendo real cuando lo nombro. A medida que voy escribiendo, la realidad va apareciendo. Entonces respiro mejor.

Puede ser que no tenga nada en especial para compartir, pero el mero hecho de escribir ya me alegra. Me da un sentido, o muchos sentidos. La vida se reúne. Todo vuelve a existir. Todo renace, y yo soy ese todo que renace con el todo, con todos y todas.

Por eso es que escribo, y esto lo he dicho ya muchas veces, y lo seguiré diciendo. Escribo para ser más yo, cada vez más yo. Escribo para estar en mí cada vez más. Escribo para tenerme de vuelta, y lo voy consiguiendo cada vez más.

Muchas veces otra vez me alejo, parece que me perdí un poco, pero no. Vuelvo otra vez. Cada vez que escribo, voy volviendo. Voy haciéndome más y más real en este juego de poner letras en la hoja. Las letras y la hoja me van trayendo cada vez más aquí.

La Quinta Pata

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada