domingo, 5 de abril de 2015

Treinta y tres años

Carlos Almenara

El jueves dos de abril se cumplieron treinta y tres años del desembarco en Malvinas.

Nunca está de más volver a expresar el recuerdo a los caídos y el reconocimiento a los soldados que combatieron con valentía y esfuerzo. Tampoco huelga señalar que la cúpula de la dictadura utilizó los sentimientos patrióticos para implementar una maniobra política de perpetuación.

Coetáneamente transcurría otro proceso vinculado. Héctor Magnetto daba su propio golpe.

“El 12 de enero (de 1982), la Directora bajó a la Redacción con un vestido de cebra. Se plantó frente a un micrófono de pared. La escultura de su esposo le sacaba una cabeza. Sin leer una línea, pronunció el discurso más importante desde la muerte de Noble:

‘El diario está abierto a todas las expresiones del pensamiento nacional, es amigo de todas y no tiene amigos privilegiados’.

Sin nombrarlos, echaba de Clarín a Frigerio y su grupo político después de veinticinco años de amistad y trece de participación en el destino de la empresa.

...

El principal ghost-writer del discurso, Morales Solá, propuso usar ‘amigos privilegiados’ en tres tormentas de ideas de las que participaron Cytrynblum, Magnetto y la Directora.

...

En la edición del 7 de febrero de 1982, Clarín anunció cambios en el directorio de la empresa... Héctor Magnetto conservaba el cargo de gerente general pero sumaba el de vicepresidente. José Aranda se integraba al directorio.

Un día más tarde la Directora, acompañada por Héctor Magnetto y José Aranda, visitó la Casa Rosada. Pudo contarle las novedades a Galtieri en su despacho. La tapa de Clarín de esa mañana mostraba buena voluntad.”
[i]

La larga cita corresponde a Clarín, el gran diario argentino. Una historia, de Martín Sivak.

Según Horacio Verbitsky en el documental, Clarín, un invento argentino, la razón por la que Magnetto daba un golpe a su viejo partido, el Movimiento de Integración y Desarrollo y a su mentor, Rogelio Frigerio que lo hizo entrar al diario con el principal antecedente de ser el contador del MID de La Plata, era una nueva alianza. No era Ernestina que soltaba amarras partidarias para cultivar el “periodismo independiente” como decían ya en aquellos años sino que se despegaban para bancar a Galtieri.

La tapa del 3 de abril era contundente: Euforia popular por la recuperación de Las Malvinas a página completa ilustrada con una foto de Galtieri ovacionado por una multitud. Una cobertura absolutamente festiva, cómplice y parte de la operación política de perpetuación de la dictadura.

Cuando en 1945 Roberto Noble fundó el diario Clarín, lo planteó como un proyecto político. Nunca dejó de serlo. Durante 1982 se orientó a custodiar a Galtieri.

Hoy este grupo económico, con muchos de los mismos actores sigue siendo el principal obstáculo a la democracia.

¡Cuánto hubiéramos ganado si en lugar de encubrir los horrores de la dictadura y la maniobra de Galtieri, este diario hubiese dicho la verdad!

Hoy el grupo, con mucho más poder que entonces, no deja pasar un día sin operar contra la estabilidad democrática. Hoy te bombardean con corrupción, con desastres y desesperanzas por doquier. A su servicio un séquito de políticos, de jueces, de sindicalistas.

Manchado con sangre, ese proyecto sigue operando a full, y, si mirás bien, con los mismos valores genocidas que lo llevó a ser cómplice civil de la dictadura.

[i] Sobre la bibliografía en que se basa esta nota puede consultarse, entre otra, Martín Sivak, Clarín. Una historia, el documental Clarín, un invento argentino de Ari Lijalad y Coco Blaustein y El faneróscopo de Eliseo, de mi autoría.

La Quinta Pata

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada